LA PARVULARIA QUE MURIÓ POR AMOR

Limachina de toda una vida, la joven era ampliamente conocida y querida en la ciudad.

Limachina de toda una vida, la joven era ampliamente conocida y querida en la ciudad.

Evelyn Anabalón Briones tenía 30 años de edad. Nacida en Limache era querida y valorada en su trabajo, en el jardín infantil “ Caperucita “ de la población Juan Egaña.

Luego de haber egresado del liceo de Limache, Evelyn se había dedicado a la actividad laboral con niños y se había desempeñado profesionalmente en el jardín “Caritas Risuelas” para luego ser trasladada a cumplir funciones profesionales al establecimiento en donde le sorprendió la muerte.

Tras haber conocido a quién sería el amor de su vida, la pareja había hecho planes para compartir un futuro juntos. El residía en Valparaíso y ella en Limache, por eso constantemente estaban viajando, para reunirse y compartir algunos días.

Consciente del gran sacrificio que eso significaba, la profesional había tramitado su traslado a otro establecimiento JUNJI, ubicado en Valparaíso y en donde podría estar más cerca del hombre que amaba. Dicha solicitud había sido aceptada y a partir del mes de marzo ella cumpliría su anhelo y se establecería en la ciudad puerto.

La tarde del día 17 de febrero y promediando las 19.30 horas Evelyn preparó todo para partir rumbo a Valparaíso para visitar a su amor. Subió por calle Prat y al llegar a la esquina de Avda. Urmeneta se enfrentó a la disyuntiva de tomar un bus o viajar en tren.

Con la estación de ferrocarriles al frente, la joven decidió que está última alternativa sería la mejor. El tren era más rápido y así podría llegar más temprano para compartir con él. Sin embargo, el automotor que venía de Llay Llay y que tenía a Valparaíso por destino ya estaba detenido en el andén y se aprontaba a iniciar su viaje.

Entonces Evelyn decidió apurar el paso. Testigos dicen que la vieron correr hacia la vieja estación, mientras en conductor del convoy retrasaba breves segundos la partida del tren para permitir que ella lo alcanzara.

Con alegría en su rostro y llena de gran vitalidad, corriendo hacia las puertas del automotor que estaban abiertas esperando su arribo, fue la última vez que se le vio con vida.

El velatorio de la joven parvulária tuvieron lugar en la Iglesia de Lourdes, en donde familiares y amigos lloraron su partida. (FOTO PORTADA MERCURIO DE SANTIAGO)

El velatorio de la joven parvulária tuvieron lugar en la Iglesia de Lourdes, en donde familiares y amigos lloraron su partida. (FOTO PORTADA MERCURIO DE SANTIAGO)

Su cuerpo fue reconocido al día siguiente en la morgue del Hospital Santo Tomás, a donde había llegado a bordo de una ambulancia tras ser evacuada de emergencia desde el lugar del accidente.

Sus funerales se efectuaron en medio de hondos escenas de pesar. Familiares, compañeros de trabajo, amigos y apoderados del jardín infantil donde ella prestaba servicios repletaron la Iglesia de Lourdes de Limache, en donde se le dio el último adiós.

Los restos mortales de Evelyn Anabalón Briones, la joven que murió por amor en la terrible tragedia de Queronque descansan en el cementerio parroquial de Limache.

TUMBA EVELYN 2

Anuncios