mURIERON EN EL CUMPLIMIENTO DEL DEBER

CARABINEROS
Dos fueron los funcionarios de Carabineros que la tarde de aquel fatídico 17 de febrero de 1986 abordaron el tren que, proveniente de Llay Llay, tenía a Valparaíso como su destino.

Su misión era efectuar un patrullaje preventivo por la línea férrea, que días antes había sido objeto del robo de cable telefónico, situación que había dejado sin comunicación oportuna a las estaciones de Peñablanca y Limache.

Fue así como el cabo 2do.Luis Cortés Bravo y el carabinero, Dante Martinez Ogaz, ambos de dotación de la 3era. Comisaría de Limache encaminaron sus pasos hasta la estación de trenes y tras estampar las novedades en el respectivo libro de ronda, abordaron la cabina del convoy.

Sus restos mortales sólo pudieron ser rescatados a la mañana del día siguiente, cuando una pesada grúa logró separar los trenes que se negaban a ser separados tras haberse abrazado mortalmente en el kilómetro 139 de la línea férrea.

Anuncios